La Universidad de Laval en Québec

Durante el mes de mayo, en mi visita a Québec, Canadá para participar en la Escuela de Verano sobre las Américas tuve la oportunidad de quedarme en las instalaciones de la Universidad de Laval, y de esta manera pude conocer un poco más sobre ella.

En mi observación, me llamó profundamente la atención las diferencias entre las Universidades Canadienses y las Venezolanas. Lo que me desveló la urgente necesidad de ayudar en la construcción de Universidades de primera en Venezuela, que tanto se ha perdido por las diferentes transformaciones que ha venido sufriendo la sociedad.

La Universidad de Laval cuenta con un gran campus universitario que está compuesto por residencias estudiantiles, comedores, edificios de investigación, amplios salones de clases, entre otros.

Y las dos grandes cosas que llamaron más mi atención: la cultura de reciclaje y la importancia que le dan a las personas con alguna discapacidad física.

La cultura de reciclaje es tal que, en lo personal, se me hacía un poco dificil comprender, y después de 8 días en la Universidad aún no termine de comprender en un 100%, ya que cada desecho debía ser colocado en su papelera específica lo que hizo recordarme de los “intentos de reciclaje” que ví, por lo menos en mi Universidad, donde colocaban papeleras de reciclaje y le lanzaban todo menos papel, inclusive, el mismo personal de limpieza recojía las papeleras y las mezclaba con la basura normal, por el mismo desconocimiento sobre que se trataban esas nuevas papeleras.

Y la importancia que tienen las personas con alguna discapacidad física, la gran mayoría de los edificios de la Universidad, por no decir todos (así como comercios y edificios cercanos) estaban perfectamente organizados para éstos. Todas las entradas contaban con alguna puerta especial para personas con alguna discapacidad física, con un boton de apertura automática, ascensores, etc.

Espero pueda servir esta experiencia para empezar a cambiar en algo esta realidad, y claro está, poder contar con la ayuda de todos ustedes en lograrlo, ya que solos no podemos hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *