La "Persona del año" según la revista TIME es: "El manifestante"

personadelano_time

Como acostumbra todos los años, la revista TIME la semana pasada anunció la “Persona del año” otorgándolo este 2011 a “Los Manifestantes”, desde “la primavera árabe, a Atenas, desde Wall Street a Moscú”.

Las reacciones no se hicieron esperar, y son muchas las personas que reconocen este galardón asumiendolo como propio por el papel que representaron durante estas revueltas.

Sin embargo, sería conveniente poner lupa sobre este hecho. Y es que aún la humanidad no está segura si realmente esto representa un despertar por parte de las personas que vivimos en el mundo, o más allá de eso, existe algún tipo de entramado que está generandolos para conseguir algún otro en beneficio de unos pocos.

Si bien es cierto que podemos decir que el efecto túnamiz, el cual cumple ya un año, fue una respuesta espontánea por la crisis de un sistema político que ya no soportaba en el norte de África, que se ha extendido en países como Egipto, Libia, Yemen, Siria y otros, las manifestaciones en España, Rusia, y los Estados Unidos más allá de una revelación espontánea por la necesidad de poner atención en la persona más que en los aspectos económicos no se ve tan certera.

En un mundo cada vez más social e interconectado gracias a las herramientas ofrecidas por Internet como Facebook y Twitter, en el que progresivamente las personas podemos unirnos para comunicar grandes ideas, construirlas y hacerlas realidad, pareciera que los movimientos que han surgido en estos últimos tres países no hacen más que ligarse a la célebre frase del precursor venezolano que decía “Bochinche, bochinche… Esta gente no sabe hacer sino bochinche”, pues vivimos en una era en que los reclamos no pueden quedarse solo en reclamos, sino en hechos que performen, y generen un impacto positivo, que performen en paz, dignidad, libertad y deberes.

La verdadera evolución se demostrará cuando además de las críticas, las cuales son válidas en todos los espacios, se conviertan en propuestas concretas y factibles, de las que se puedan obtener resultados reales que mejoren nuestro status quo. Y sería justamente en ese momento en que todos los galardones sean bien recibidos y merecidos por “Los manifestantes”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *