AVN: CELAC: Libertad e igualdad para tomar decisiones

celac_simonpestano

Caracas, 01 Dic. AVN.- Los próximos 3 y 4 de diciembre nacerá formalmente en Caracas la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), nuevo organismo regional que buscará la integración y unidad de sus 33 países miembros inmersos en tres subregiones, y que intenta tomar decisiones profundas sin la intromisión de Estados Unidos.

La decisión de formar la Celac surgió el 23 de febrero de 2010 en Cancún, México, durante una cumbre convocada por el Grupo Río y la Cumbre de América Latina y del Caribe (CALC), dos instancias continentales de concertación creadas por los gobiernos del área, antecedentes del próximo organismo regional a surgir en la patria de Simón Bolívar.

El nuevo organismo, que respetará y se regirá bajo el derecho y las obligaciones internacionales, también surge en medio de un cambio en todo el continente, donde fuerzas progresistas han avanzado con el correr de los años, principal factor determinante en la formación del nuevo organismo internacional.

La Celac, además de contar con el apoyo de los gobiernos que le darán nacimiento tendrá el apoyo de los grupos integracionistas regionales y de sus variados proyectos como son la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), la Asociación de Estados del Caribe, la Comunidad del Caribe (Caricom, acrónimo de de Caribbean Community), el Sistema de Integración de Centroamérica (Sica), el Mercado Común del Sur (Mercosur), la Comunidad Andina de Naciones (CAN) y la institución creada más reciente, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

Estos espacios de intercambio político, comercial, cultural y financiero según sus fines y objetivos, entre determinados países, generan intereses y acuerdos subregionales que en una u otra forma incidirán en la construcción de las decisiones de la Celac que podría definirlas por consenso o por mayoría (simple o calificada), según el problema a enfrentar, el nivel de autoridad, la coyuntura, la urgencia, entre otros factores.

A su vez, las principales potencias económicas de toda la región como Brasil, Argentina y México darán fuerte impulso en la constitución y desarrollo de la Celac, debido a la reconfiguración de sus políticas y alcance mundial de sus capacidades, teniendo en cuenta la profunda y extensa crisis económico-financiera que atraviesan Estados Unidos y Europa.

Con la premisa de defender la igualdad y soberanía de los Estados, y convertir a América Latina y el Caribe en un territorio de paz, el nuevo organismo intentará que las voces de los pueblos tengan cada vez mayor presencia, algo que no sucede en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde participan e influyen fuertemente, a partir de objetivos hegemónicos, Estados Unidos y Canadá.

La constitución de la Celac, como expresión histórica del ideal surgido y promovido desde el Congreso Anfictiónico de 1826 por Simón Bolívar, hace perder vigencia a la OEA que con el tiempo quedará como un foro entre todo el territorio al sur del Río Bravo (33 países) con sus más de 21 millones de kms2 y más de 600 millones de seres y el Norte del hemisferio americano (EEUU y Canadá) con unos 20 millones de kms2 y no más de 340 millones de habitantes.

Confluencia de diversas culturas

En la Celac confluirán en sus procesos institucionales 33 gobiernos y a su vez miles de etnias, siendo las de Brasil y México las de mayor población y diversidad, con todo su contenido cultural.

La variedad de ricas culturas y por ello de enormes potencialidades artísticas dan a la Celac su propia identidad, gracias a las cuales la resistencia al colonialismo y luego al neocolonialismo se consolidó para dar al traste con la hegemonía de EEUU sobre la región.

Los desafíos

El nacimiento de la Celac traerá acarreado un conjunto de desafíos, entre los que resaltan reducir la pobreza en el continente, como también crear un ámbito donde se respete la pluralidad, sabiendo que existen posiciones diferentes y hasta contrapuestas.

Con 32% de la población de América Latina y el Caribe en condiciones de pobreza, el organismo se propone impulsar cuatro grandes temas que sirvan como motores para paliar los déficit: energético, cambio climático, desarrollo social y economía.

El potencial para reducir los índices negativos de la región son elevados si los gobiernos mantienen sus políticas soberanas de rescate de sus riquezas y de reinversión en el desarrollo integral, teniendo en cuenta que los países de la Celac en conjunto se posicionan como la tercera potencia económica a nivel mundial, además de ser los mayores productores de alimentos, el tercero en generación de energía eléctrica y el primero en reserva forestal y agua.

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Producto Interno Bruto per cápita de esta región tiene un promedio de 8.952 dólares.

La estructura

Por ahora, la Celac tendrá una presidencia pro tempore que, junto a los dos próximos aspirantes a esta función, conformarán una troika para coordinar esta etapa y resolver los problemas de la forma más inmediata posible.

Además de ese espacio ejecutivo, su estructura se regirá por la Cumbre de Jefes y Jefas de Estado, máxima instancia de decisión; la reunión de Cancilleres; la reunión de Coordinadores; y reuniones especializadas, además grupos de trabajo por sector específico.

Para la Cumbre en Caracas, las naciones miembros deberán adoptar un documento que rija el funcionamiento interno, y se podría discutir un plan de acción a futuro que deberá quedar delineado basándose en los principios y normas generales establecidas en la Declaración de Caracas que aprobarán los Jefes de Estado y/o Gobierno.

También se debatirán, entre otros temas, las formas de comercio e intercambio, y el sistema financiero Sucre, que ya funciona entre varios países, así como la posible creación de un posible Fondo de Reservas Latinoamericano.

En el mundo actual, la Celac tendrá que sortear diferentes trabas y resquemores, como también deberá tener presente que organismos históricos como la Unión Africana (UA) o la Liga Árabe, han caído en un fuerte descrédito por sus posiciones frente a los conflictos en Medio Oriente, donde los intereses de las grandes potencias tienden a predominar por encima del de sus miembros.

Con esos ejemplos presentes, la Comunidad abrirá sus puertas en Caracas con el desafío de reforzar el actual mundo pluripolar, tener una fuerte presencia a nivel internacional, y dar respuestas rápidas frente a las convulsiones y crisis que se avecinan.

La Unión Africana (UA, 53 países), la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS, 6 países) la Asociación de Estados del Sudeste Asiático (Asean,10 países) son tres entes internacionales regionales en los cuales la Celac encontrará mayores potencialidades de concertación, intercambio y desarrollo de proyectos conjuntos.

Voluntades y opiniones coincidentes

Con la conformación de la Celac y su puesta en marcha, los presidentes de América Latina y el Caribe han coincidido en la importancia del flamante organismo.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, afirmó que la Celac tiene que apuntar a lograr “la segunda y definitiva independencia” de la región, en tanto auguró que la OEA tenderá a desaparecer.

El mandatario expresó que el nuevo bloque podrá tener peso a la hora de elaborar “una arquitectura financiera propia, que a largo plazo propicie la creación de una moneda única de la región, para dejar de depender del dólar y del Fondo Monetario Internacional (FMI)”.

Por su parte, en julio pasado, los presidente de México, Felipe Calderón, y de Chile, Sebastián Piñera, coincidieron en impulsar la consolidación de la Celac “como foro de diálogo y concertación política y como espacio de integración regional, así como su determinación de brindarle un decidido impulso”.

A su vez, el presidente de Cuba, Raúl Castro, afirmó que la conformación de la Celac es “un acontecimiento de gran importancia”.

“Creo que la importancia que tiene la CELAC es que es el primer organismo que surge, que estamos los que tenemos que estar, sin enfrentarnos con nadie, ese no es el objetivo. Pero no es la OEA” aseveró el dirigente cubano.

Entre las posturas de los mandatarios, el jefe de Estado venezolano, Hugo Chávez, aseguró que la Cumbre de la Celac servirá “para que América Latina y el Caribe se consolide como una zona de paz, de democracia y ojalá algún día en el mundo se acaben estas tragedias de guerras e invasiones”.

El mandatario explicó que la región ahora tiene “un nuevo cuadro geopolítico”, donde resaltan la Unasur y el Alba, además del nuevo bloque donde convergen más de tres decenas de gobiernos y pueblos hermanos que tomarán sus decisiones de forma libre, independiente y soberana.

Leandro Albani AVN

#EspecialCELAC – SIMONPESTANO.com
Resumen de las informaciones internacionales sobre la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *