¿Y ustedes qué nos van a regalar?

Los venezolanos seremos verdaderamente ricos cuando nuestra riqueza no esté solo en nuestros recursos naturales, sino también en nuestra mente.

Son muchos los retos que tendremos por delante, pero no hay duda que, después de estar estos últimos meses imbuido en un intenso trabajo comunitario, que uno de los paradigmas más grandes que debemos ayudar a superar es el de… “¿Qué nos vas a regalar?”.

Una de mis principales preocupaciones es que los venezolanos creamos que para poder salir adelante siempre debamos esperar la ayuda de otro, pero no para agarrar impulso y lograr las cosas por uno mismo (que muchas veces es necesario), sino que es ese otro el que me tenga que dar la solución de todo como si de un regalo se tratase.

Problema que creemos solo afecta a la población más desfavorecida, pero que por el contrario, pareciera que forma parte del ADN cultural.

Es probable que estés pensando que estoy descubriendo el agua tibia pero, si creíamos que conocíamos que ésta realidad existía, muchos aún no conocen en qué grado está. Y como he tenido la oportunidad de toparme de frente con ella, les puedo decir: no se lo imaginan.

Nuestra cruzada, por la próxima generación, no debe ser otra que demostrar como los venezolanos podemos lograr lo que nos proponemos por si mismos, de forma ética y con un alto nivel de responsabilidad social.

A pesar de las dificultades, de tener todo un sistema en contra, y de parecer que no estamos avanzando, cada día debemos esforzarnos más por enseñar, promover e incentivar el emprendimiento como un modelo de vida para generar productos y servicios cuyo objeto sea la plenitud de la persona humana, la ética como parte fundamental de nuestra forma de vida y la sostenibilidad como la única vía posible para generar valor económico, sin dejar de lado lo social y lo ambiental.

Nuestro camino no es otro que descubrir que nuestra verdadera riqueza está en nuestra mente… y no en la de uno o dos, sino en la de todos.

¡Vamos a aprovecharla!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *